Lunes, 01 Agosto 2016 15:56

7 MITOS DE LA CIRUGÍA PLÁSTICA

Las operaciones estéticas se han convertido en un tema de conversación en reuniones sociales. Existen mitos sobre la especialidad que no son verdaderos y causan confusión a los interesados en el tema. Les presentamos 7 de ellos:

number one 1 150x150

¿Se pueden quitar las costillas para definir la cintura? NO.

Hay quienes piensan que es posible quitarse alguna de las costillas para marcar la cintura, incluso hay mitos con casos de personas famosas, como la cantante Talía, quien supuestamente lo habría hecho. Sin embargo esta cirugía no existe y realizarla sería un procedimiento muy complicado y que dejaría cicatrices muy visibles.

¿Existen “hilos” para levantar las nalgas? NO. number2c1 150x150

Los tejidos de los glúteos son muy pesados y no es posible lograr que unos hilos quirúrgicos puedan suspenderlos para lograr levantar la cola. No existe ninguna técnica reconocida que permita mejorar la posición y la forma de los glúteos por medio de hilos u otros materiales.

number31 150x150El LASER es lo mejor y lo más avanzado. NO.

El LASER (Amplificación de luz por emisión estimulada de radiación por sus siglas en inglés), es solo una de las tantas herramientas que se usan en medicina. El primer LASER se construyó en 1960 y a partir de ese momento se han creado diferentes tipos y se le han encontrado diferentes aplicaciones. En cirugía plástica la palabra LASER muchas veces se emplea como “gancho” para atraer pacientes, pero realmente no existe ninguna técnica actual en las cirugías plásticas que use el LASER y que haya demostrado una ventaja frente a otros métodos. La única aplicación de esta tecnología en la especialidad es en depilación definitiva y en problemas de la piel.

¿La toxina botulínica (Botox ®) desfigura la cara? NO. the number 4 in a circle1 150x150

La toxina botulínica es un medicamento de presentación líquida y se absorbe completamente, no se acumula. Su efecto es como relajante muscular y disminuye la fuerza de contracción de los músculos. Por esta razón, cuando se usa con fines estéticos, logra desaparecer o atenuar las arrugas de la cara, pero no la desfigura, no cambia sus volúmenes y no tiene efectos acumulativos.

Generalmente, las personas que tienen cambios de volumen y complicaciones por usar sustancias en la cara, se han sometido a otro tipo de tratamientos o “inyecciones” como los biopolímeros. La toxina botulínica tiene muchas aplicaciones no estéticas en otras especialidades como en neurología, urología y ginecología.

five1 150x150Los implantes de seno se rompen si se viaja en avión. NO.

Los implantes de seno o prótesis mamarias, están diseñadas para soportar altas presiones. Volar en avión no “estalla” las prótesis. Prueba de esto es que las mujeres que tienen implantes pueden practicar deportes como el buceo y el paracaidismo que someten a las prótesis a mayor presión. Aunque los implantes no son irrompibles, una mujer con implantes en los senos no queda con limitaciones de actividad física.

¿Se pueden borrar las cicatrices con una cirugía plástica? NO. 6NumberSixInCircle1 150x150

Una vez la piel tiene una señal de una herida, no hay ninguna forma de cirugía o tratamiento con cremas que permita eliminarla completamente. Algunos tratamientos logran atenuarla en alguna medida pero no borrarla en su totalidad.

71 150x150¿Después de una liposucción se puede engordar “el doble”? NO.

La liposucción no garantiza no volver a engordar. Para mantener los resultados posteriores a la cirugía es importante tener una alimentación sana y una rutina de ejercicio. Es posible que después de un tiempo el paciente pierda algo de los resultados iniciales, pero la creencia de que es más propenso a engordarse es falsa.

Artículo Original: Salud Semana
Published in Blog

cuerpo belleza mujer tratamiento piel estetica belleza cirugiaLa cirugía plástica más allá de cambiar la apariencia física, puede tener muchos beneficios psicológicos como aumentar la autoestima o el amor propio. Sin embargo hay que evaluar con cuidado las motivaciones.

Hay muchas razones por las cuales millones de personas se someten a la cirugía cosmética o cirugía plástica cada año. Una de las razones es para sentirse mejor con uno mismo. Está comprobado que las personas que tienen una alta autoestima son más seguras, les va mejor en el trabajo y en las situaciones sociales y tienen relaciones estables. Por eso, muchos especialistas consideran a la cirugía plástica como una “cirugía psicológica” porque afecta el estado emocional. Según un estudio realizado por la Universidad de Florida, en la mayoría de los casos la autoestima de las personas que se someten a una intervención estética se eleva porque produce beneficios psicológicos importantes.De todas maneras, esto no significa que las carencias emocionales de las personas desaparecerán simplemente por cambiar de apariencia. Hay quien busca recuperar la autoestima perdida en una operación, y ése no es lugar adecuado para encontrarla.

Para la mayoría de las personas, la cirugía estética sólo significa un estímulo que ayuda al individuo a desarrollarse con más seguridad en los distintos aspectos de la vida cotidiana. Muchas mujeres confiesan que su vida sexual ha mejorado después de haberse sometido a una mastoplastía –una operación de los senos- porque a partir de entonces se sienten más seguras y atractivas. Aunque vale la pena aclarar que estas mejoras dependen de cada individuo, y ninguna operación puede mejorar la vida sexual si existe un problema psicológico grave. En este caso, es necesario recurrir a otro tipo de especialista –un psicólogo- que ayude a elevar la autoestima.

Los adolescentes actualmente desean someterse a cirugías estéticas con mayor frecuencia. Sin embargo, como su personalidad aún está en desarrollo es muy importante asesorarse de profesionales, así como que los padres mantengan una sincera comunicación con sus hijos para asegurarse de que están tomando la decisión adecuada. Si hay dudas al respecto,  lo mejor es esperar hasta que cumplan la mayoría de edad.

Existen casos extremos de personas que padecen del Trastorno Dismórfico Corporal, el cual les hace obsesionarse por una apariencia física que siempre consideran desagradable. Por lo general, este trastorno surge en la adolescencia, por eso es necesario asegurarse que las razones por las que los chicos quieren someterse a una intervención quirúrgica son en verdad necesarias.

Sin embargo, es con los adolescentes donde los beneficios psicológicos de estas intervenciones son más apreciables, ya que son ellos los que la mayoría de las veces se muestran más seguros de si mismos y con una actitud más desenvuelta ante la vida después de una operación.

Cirugia Estetica Transfem Salud y BellezaSi consideras que tu salud mental y física es adecuada y quieres someterte a algún cambio a través de cirugía estética, para sentirte mejor contigo mismo,  consulta con tu médico sobre lo que debes tener en cuenta y las consecuencias de estos procedimientos antes, durante y después de la intervención.  Es un tema que debe tratarse con cuidado y esperar resultados realistas: puede que quieras tener la nariz de las modelo más famosa, pero es probable que ni la cirugía más avanzada ni el mejor cirujano lo pueda lograr. El mejor punto de partida es aceptar que cada quien es diferente y ponerte objetivos que van acorde a tu realidad.

artículo original de Doctora Aliza A. Lifshitz, MD
Published in Blog

En los últimos tiempos ha aumentado considerablemente el interés de las personas por realizarse alguna cirugía plástica o reconstructiva. Sin embargo, muchos candidatos obvian la edad, considerada un punto fundamental en el éxito de un procedimiento quirúrgico de esta índole.

La edad es de mucha importancia para lograr los mejores resultados, luego de cualquier procedimiento. Al referirse a las personas menores de edad, el total desarrollo físico y psicológico, es vital para lograr el éxito buscado.

“El organismo debe estar preparado para las consecuencias que este cambio tendrá en su futuro, siempre y cuando no se trate de cirugías de malformaciones en la que se busca realizar el procedimiento en el menor tiempo posible, para que estas diferencias no vayan a causar lesiones emocionales ante el posible rechazo de la sociedad”

Respecto a la edad que deben tener las personas para ser candidatas a una cirugía plástica o reconstructiva,  cada caso debe individualizarse, y que también depende del tipo de cirugía que vaya a realizarse. Por ejemplo, para cirugías de paladar hendido, lo ideal es que sea realizada a los tres meses de vida; la rinoplastia, luego de los 15 años, que es cuando las estructuras nasales alcanzan su madurez. Las mamas deben hacerse luego de los 16 años, y la abdominoplastia, que es el procedimiento quirúrgico mediante el cual se retira el exceso de piel y refuerzan los músculos de la pared abdominal, se debe realizar después que la paciente tenga paridad satisfecha, que regularmente es luego de los 30 años.

La peor consecuencia que puede acarrearle una cirugía a una mujer menor de edad es no estar preparada psicológicamente para asumir el cambio que se da luego de someterse al procedimiento.

“Es muy importante tomar en cuenta que la paciente haya completado su total desarrollo físico en el área a tratar. De esta manera garantizamos los mejores resultados”
 

¿Qué abunda más en RD?

La mayoría de pacientes que se operan están en la edad de 20-35 años, pues las cirugías más frecuentemente realizadas son mamoplastia de aumento y abdominoplastias, y éstas generalmente se realizan luego de tener la paridad satisfecha. En edades extremas, prácticamente hay un equilibrio.

Reglas oficiales

  • La Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica tiene parámetros y estándares que regulan el ejercicio de la cirugía plástica en el país.
  • Para pacientes menores de edad ambos padres deben firmar un documento legal llamado “consentimiento informado”.

Artículo Original: Listín Diario

Published in Blog
Jueves, 06 Marzo 2014 22:30

CIRUGÍA DE LAS OREJAS

La otoplastia es la cirugía que se realiza para reposicionar las orejas prominentes o “en soplillo” a una posición más normal, más pegadas a la cabeza, o para reducir el tamaño de las orejas grandes. Generalmente, es una cirugía que se realiza en niños entre los 4 y 14 años. Las orejas han crecido casi completamente a los 4 años, así que cuanto antes se realice la cirugía, menor será el ridículo que pase el niño en el colegio. La otoplastia también se puede realizar en adultos, no existiendo mayores riesgos en esta edad.

Si usted o su hijo está considerando la posibilidad de someterse a una otoplastia, obtendrá información básica acerca de la cirugía, cuándo está indicada, cómo se realiza y qué resultados se pueden esperar. Sin embargo, es imposible que todas sus preguntas queden contestadas, puesto que en gran parte dependen de factores personales y de las preferencias del cirujano plástico. Si no entiende algo, consulte a su cirujano plástico.

¿Quién es el candidato ideal para someterse a una otoplastia?
La mayoría de los cirujanos plásticos recomiendan a los padres observar el comportamiento del niño en relación a sus orejas prominentes; no se debe insistir en la cirugía hasta que el niño así lo desee. Aquellos niños que se encuentran a disgusto con sus orejas y quieren operarse, cooperan más durante la intervención y están más contentos con el resultado.

Muchos pacientes, niños o adultos, pueden estar inseguros acerca del resultado de la otoplastia. Tenga en cuenta que se pretende conseguir una mejoría, no la perfección absoluta. No espere una simetría exacta, que incluso quedaría poco natural. Si comenta con su cirujano plástico, tanto el procedimiento, como sus expectativas y opciones, los resultados serán muy satisfactorios.

En la primera consulta, el cirujano plástico realizará una evaluación del problema y recomendará la técnica más efectiva para su caso. También le proporcionará las instrucciones para prepararse para la cirugía.

El catálogo de prestaciones de la Seguridad Social no incluye la realización de una otoplastia por motivos estéticos, excepto en casos en los que hay un trastorno psicológico asociado importante o cuando la deformidad es muy importante, y siempre y cuando sea durante la edad escolar.

Otoplastia: aspecto antes de la cirugía.
Otoplastia: aspecto antes de la cirugía.

¿Donde se realiza la otoplastia?
La otoplastia se realiza en el quirófano, dentro de una clínica u hospital. Dependiendo del tipo de anestesia, el procedimiento se realiza en régimen ambulante o se permanecerá en el hospital la noche de la cirugía.
Anestesia
Si el niño es pequeño, el cirujano plástico le recomendará realizar la intervención bajo anestesia general. Para niños mayores y adultos, se empleará anestesia local asociada o no a sedación, de manera que esté despierto durante la cirugía, pero relajado.
La cirugía
Una otoplastia suele durar entre 2 y 3 horas, aunque en casos complejos puede llevar más tiempo. La técnica empleada dependerá del problema concreto. Generalmente se realiza una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja para exponer el cartílago auricular. Después se esculpe el cartílago y se dobla hacia atrás; se pueden emplear puntos internos para mantener la nueva forma. En ocasiones, puede ser necesario extirpar una parte del cartílago para obtener una oreja más natural. Por último se extirpa una cuña de piel de la parte posterior de la oreja. La cicatriz resultante de la otoplastia queda disimulada detrás de la oreja. La mayoría de las veces, aunque solo una oreja parezca anormal, se intervienen las dos para conseguir una mejor simetría.

Diseño de las incisiones y técnica quirúrgica.
Diseño de las incisiones y técnica quirúrgica
 

La vuelta a la normalidad
La mayoría de los pacientes, niños y adultos, se encuentran bien a las pocas horas de la cirugía, aunque puede ser recomendable permanecer una noche en la clínica hasta que desaparezcan los efectos de la anestesia general. Se coloca un vendaje alrededor de la cabeza nada más finalizar la cirugía. Las orejas pueden doler un poco los primeros días, pero se alivia fácilmente con medicación. En pocos días se cambia el vendaje por uno más ligero parecido a una cinta de pelo. Es importante seguir las instrucciones de su cirujano plástico respecto al uso del vendaje, sobre todo por la noche. Debe evitarse durante el primer mes cualquier actividad en la que puedan doblarse las orejas. La mayoría de los adultos vuelven al trabajo a los 5 días de la cirugía; los niños vuelven al colegio en unos 7 días, siempre y cuando tengan cuidado con las actividades físicas.

¿Existen riesgos? ¿Hay garantías?
Cuando la otoplastia es realizada por un cirujano plástico cualificado las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Sin embargo, como en cualquier otra intervención, existen riesgos propios de una cirugía y complicaciones propias de este procedimiento. Un pequeño porcentaje de pacientes pueden desarrollar un hematoma, que se disuelva espontáneamente o que precise drenaje. Ocasionalmente, puede producirse una infección del cartílago que aumente el tejido cicatrizal de la oreja; su tratamiento consiste en la administración de antibióticos; en raras ocasiones puede ser necesario el drenaje quirúrgico.

Otoplastia: aspecto después de la cirugía.Otoplastia: aspecto después de la cirugía.

Cirugía estética de las orejas: resumen
La cirugía que se realiza con más frecuencia en las orejas es la que corrige las “orejas de soplillo”. Es una intervención solicitada con frecuencia por adolescentes e incluso niños, por los problemas psicológicos y sociales que esta deformidad conlleva. Dependiendo de la edad del paciente a tratar, la intervención se puede realizar bajo anestesia general o local. La incisión se suele hacer por detrás de la oreja, dejando por tanto una cicatriz prácticamente invisible. A partir de esta incisión se remodela el cartílago de la oreja, haciendo que se pliegue en los sitios adecuados y extirpando una elipse de piel, que se sutura. Se coloca un vendaje que modele las orejas para que curen en posición correcta. Una vez retirado (a la semana) se quitan los puntos y se coloca una cinta elástica durante dos semanas para evitar que durante el sueño se plieguen las orejas hacia delante. El resultado de la operación es permanente. Rara vez es necesario un retoque y las complicaciones, ya sean cutáneas o del cartílago, son excepcionales.

Otros problemas de las orejas
Además de las orejas prominentes u orejas “en soplillo”, existen otros problemas que también pueden solucionarse con cirugía. Estos incluyen la oreja contraída y la oreja en copa. También pueden mejorarse quirúrgicamente los lóbulos alargados y los lóbulos rasgados. El cirujano plástico también es capaz de crear una nueva oreja cuando se nace sin ella (microtia) o cuando se pierde por un traumatismo.

 Artículo Original: SECPRE
Published in Blog

Ninguna otra técnica de reducción de grasa supera a la liposucción en resultados y garantías para los pacientes.

 

En el 35º aniversario de su invención, la liposucción es, por un lado, la operación de cirugía estética más demandada en el mundo.

Por tipologías, la liposucción abdominal es la más frecuente, con una quinta parte (20,3%) de las realizadas en nuestro país, seguida de la liposucción de flancos (14,8%), la de muslos (11,6%), la de trocánteres (las prominencias en la cabeza del fémur, con un 11,2%) y el resto (de rodillas, circunferencial, torácica, de piernas, cervical, etc.), con porcentajes inferiores al 10%. Por sexos, las intervenciones de liposucción se reparten entre un 84,6% de mujeres y un 15,4% de hombres.

Por otro lado, en pleno boom de técnicas supuestamente alternativas a la liposucción, ésta sigue siendo la única indicada para que las reducciones de grasa se ajusten a los objetivos estéticos perseguidos, ya que permiten extraer el tejido adiposo o graso en la cantidad requerida para conseguirlos. La liposucción, además, no destruye los adipocitos (las células de grasa), sino que los succiona sin eliminarlos durante una intervención quirúrgica, ayudada de anestesia local y suero.

Por el contrario, según confirman diferentes estudios clínicos realizados en los últimos años por universidades europeas y norteamericanas, otras técnicas que se han ido desarrollando en estas tres décadas y media, como los ultrasonidos, la radiofrecuencia, la cavita-ción, la criolipolisis o el láser, sólo permiten reducciones pequeñas de tejido adiposo. Ello se debe a que son técnicas no invasivas, es decir, sin intervención quirúrgica, con lo que destruyen los adipocitos pero no los extraen.

En cuanto a la seguridad y las garantías para el paciente, al no existir aún una legislación reguladora de este tipo de intervenciones, las liposucciones deberían tener necesariamente un mayor control por su condición quirúrgica, por lo que se recomienda a los pacientes que se aseguren siempre de que las intervenciones son realizadas por un cirujano plástico titulado en una clínica o centro hospitalario con las instalaciones adecuadas.

Las técnicas no invasivas, en muchas ocasiones, no son aplicadas no ya por cirujanos plásticos sino ni siquiera por profesionales médicos. Quienes las realizan suelen aprovecharse también del vacío legal para practicar liposucciones. El país europeo pionero en la legislación sobre esta materia es Bélgica, cuyo parlamento ha sido el primero de la UE en dictar una ley, de junio de 2013, sobre intervenciones de estética practicadas por médicos sin el título oficial de Cirugía Plástica, a los que limita la cantidad a extraer, entre el suero inyectado y la grasa, a menos de 1 litro por intervención.

En este sentido, al no destruir las células de grasa, la liposucción también permite su posterior reutilización en otras zonas del cuerpo.

“El aprovechamiento de la propia grasa es una tendencia creciente en Cirugía Estética, ya que, desde el punto de vista del médico, allá donde la inyecta obtiene resultados también permanentes y, desde el punto de vista del paciente, siente que ha matado dos pájaros de un tiro, con los consiguientes ahorros de tiempo y dinero. Actualmente, la grasa extraída de una liposucción se emplea, sobre todo, para aumentos discretos de las mamas, aumentos de glúteos y rellenos de arrugas o líneas de expresión”.

Ahora bien, no todas las personas son candidatas a una liposucción. Es el caso de las personas obesas, cuyos acúmulos grasos son tan grandes que no pueden extraerse ni destruirse sin consecuencias para los pacientes, a los que debe prescribirse una dieta equilibrada y, llegado el caso, una gastroplastia o un balón intragástrico. Para el resto, las reducciones de grasa están indicadas en aquellas zonas en las que los acúmulos suelen mostrarse rebeldes a las dietas o el ejercicio físico, como el abdomen, la papada e incluso las mamas en los hombres o las caderas, los glúteos, los muslos y las pantorrillas en las mujeres.

Published in Blog